El Ser humano es extraño… se pelea con los vivos y lleva flores para  los muertos. Lanza a los vivos a la calle y pide un «buen lugar para  los muertos». Se aparta de los vivos y se mira desesperado cuando  éstos mueren. Queda años sin conversar con un vivo y se disculpa y  hace homenajes cuando éste muere. No tiene tiempo para visitar al  vivo, más tiene todo el día para ir al velorio del muerto . Critica,  habla mal, ofende al vivo, más lo santifica cuando este muere. No le  hace caso, no abraza, no se importa con  los vivos, más se autoflagela  cuando estos mueren…
– A los ojos ciegos del hombre, el valor del ser humano está en su  muerte y no en su vida.
– Sería bueno que repensáramos esto, en cuanto estamos vivos!
(Papa Francisco)